Logo Maripaz

ELBLOGDEELTRATADODEMARIPAZ


11 Abril 2013

TEASER NO ES NOMBRE DE MARCIANO


En el mundo de la publicidad estamos acostumbrados a oír palabras inglesas para denominar aspectos relacionados con la comunicación y el marketing. Términos que tienen su traducción al español pero que desde universidades y agencias se sigue apostando por ellos. Muchos de ellos despistan y pueden llevar a confusión.

Vocablos nacidos recientemente como “branding” (gestión de la marca), “SEO” (optimización de motores de búsqueda), “community manager (gestor de redes sociales)” o “SMO” (optimización medios sociales) son un ejemplo claro y entendible de cómo nomenclaturas anglosajonas pueden derivarse a nuestro idioma sin tener roturas comunicativas y sin que la persona que nos escuche "nos vea como marcianos".

Aquí unas cuantas palabras más que como veis pueden ser perfectamente traducibles al español:

Copy:Texto
Brand: Marca
Brainstorming: Tormenta de ideas
Claim: Reclamo
E- Commerce: Comercio electrónico
Sponsor: Patrocinador
Target: Público objetivo
Network: Red de Trabajo
Newsletter: Correo informativo
Favicon: Icono de página
Jingle: Pieza musical

No queremos que nos veas como marcianos. Es por ello que desde el Tratado de Maripaz apostamos por comunicar de la manera más clara para que todo sea entendido y no se tenga la sensación de que venimos del planeta Marte.

Está muy arraigado en nuestra profesión, ya sea por sus orígenes o por dotar “glamour” al lenguaje, utilizar términos anglosajones en todo lo referido a la comunicación y a sus herramientas. Si acabas de entrar en el mundo de la comunicación y la publicidad te sonaran la mayoría de términos, y si llevas unos cuantos años dentro de él, quizás te suenen un poco a marciano, ya que continuamente van apareciendo términos nuevos que tú ya los llamabas de otra manera. Y si no tienes nada que ver con el sector no te alarmes, que con otras palabras lo entenderás perfectamente.

La profesión se reinventa, se renueva, se crea. En El Tratado de Maripaz nos adaptamos a ello, pero siempre vamos a hacerlo de una manera que tanto con el cliente como entre nosotros mismos exista la máxima cohesión comunicativa que lleve a facilitar la comprensión de aquello que queremos transmitir. Muchas veces no llega el mensaje correctamente o se hacen malinterpretaciones por el vocabulario que empleamos, y esto es un hecho que subsanamos en el día a día.

AUTOR
Bea Raga